Entrevista con Pavel Belov

3 noviembre 2016
COMPARTIR:

Pavel Belov es un fotógrafo de Instagram, músico y gerente de un sello hip-hop “Respect Production”. Tiene todo el derecho de considerarse un “veterano” entre los populares instagrameros, pero últimamente ya no tiene tanto interés al servicio.

Hemos preguntado a Pavel de cómo se convirtió en un bloguero con miles de seguidores y por qué lo que hace es sonreír a los jóvenes que tienen más seguidores que él.

Cómo comenzó

En el 2010 estaba viajando por Italia y saqué foto de mis pies simplemente por diversión. De verdad, todo el mundo hace selfies como locos, por qué yo no puedo sacar fotos de mis pies. Creé la cuenta en Instagram, inventé un hashtag #явижумиртак (rus. “Veo el mundo así”) – y así es como empezó todo. Pronto habría unos treinta mil de fotos con este hashtag (pero a decir verdad los míos hay pocos).

Los seguidores estaban aumentándose aproximadamente hasta que llegaron a tres mil. Y luego se reventaron.

Miles de seguidores

No sé cómo pero entré en la lista de Suggested Users y el primer día gané más de 7 mil de seguidores. Luego escribieron de mi en un blog y gané 10 mil de seguidores más. Yo sé que ahora simplemente entrar en la lista de los usuarios recomendados ya puede llevarte más de 100 mil de seguidores al mes. Pero aquel tiempo Instagram tenía menos gente y más actividad. En cualquier caso, en unos días me convirtió en un bloguero con miles de seguidores.

Con miles de seguidores y la fama llegaron las dificultades. Hombres árabes me etiquetaban en las decenas de las fotos de sus piernas pelosas. Chicas estudiantes hacían parodias de mis fotos. Intentaba de quitar las etiquetas y explicar a la gente que era mi propio hashtag pequeño y acogedor. Todo en vano.

¿Pensáis que sacar fotos de las pies es fácil? Pues sacad cien fotos diferentes, cada una de las cuales tenga su historia. Ya veréis.

Buen ingreso

Miles de seguidores me empezaron a llevar los primeros contactos promocionales.

Primero ayudaba a mis amigos promocionando sus pequeñas marcas. Me daban zapatos deportivos o mochilas y yo al cambio les hacía fotos. Después llegaron las marcas grandes como Levi’s. En el tope de mi trabajo promocional mi cuenta de Instagram me traía dinero con el que podía modestamente sobrevivir en Moscú.

Para ser exitoso en comercio no es suficiente tener miles de seguidores – los podrías haber comprado o adquirido artificialmente. Es importante que los blogs y los medios de información escriban de ti, que el mismo Instagram te haga entrevistas.

Me he vuelto perezoso

Recientemente yo manejo mi cuenta de Instagram con pocas ganas, pongo menos esfuerzos para crear un contenido de calidad. Entiendo que no coincide nada con mis propios pensamientos de hace dos años. Aquel entonces siempre escribía y decía: “¡Necesitas fotos y videos de máxima calidad!¨

Sin embargo, ahora mis prioridades han cambiado. Instagram se ha convertido para mi en lo que era antes – simplemente un blog de fotos que yo hago en la medida de lo posible. Sigo haciendo promociones de las marcas, pero ahora las puedo elegir.

En el tope

Yo me llamo el “veterano” de Instagram. Soy uno de los primeros blogueros que se hizo famoso de modo natural. Al mismo tiempo no soy una estrella de la tele ni soy músico súper popular quien llega a Instagram ya con su popularidad fuera de la redes sociales. Soy solo un joven que saca fotos de sus pies y cuenta a través de estas fotos historias que le gustan a la gente.

Me parece que Instagram está moviendo hacia el tope de su popularidad – pronto habrá tanto contenido y tanta gente diferente que todos van a cansarse de tanta diversidad. Significa que todavía hay oportunidad de hacer todo este camino rápidamente y hacerse famoso.

Un buen ejemplo son los viners como Nastia Ivleeva o Andrey Glazunov. Tardaron sólo un año en convertirse de los chicos que nadie conocía a los blogueros de Instagram súper populares y ganar buen dinero. Existen también los viajeros de Instagram, como Polina, que casi no aparecen en sus casas.

En una palabra, siempre hay posibilidad de hacerse chulo. Confiad en el veterano.

Suscribirse al boletín semanal de Onlypult